4 dic. 2016

El milagro de Empel

La guerra de Flandes estaba en su apogeo. Bajo el mando del «rayo de la guerra» Alejandro Farnesio, los Tercios recuperaban lo perdido. En este año, intentaba ayudar a las ciudades católicas de la isla de Gelanda y Holanda, que habían pedido ayuda al gobernador. Ante la petición de refuerzos (de soldados españoles) llegó un Tercio creado cinco años antes, mandado por D. Francisco de Arias de Bobadilla, soldado con más de 20 años de servicio.
D. Francisco de Arias de Bobadilla, conde de Puñonrostro.D. Francisco de Arias de Bobadilla, conde de Puñonrostro.
El ejército, al mando del conde de Mansfelt, ordenó a Bobadilla la ocupación de la isla de Bommel, con unas dimensiones de 25 kilómetros de este a oeste y 9 de anchura máxima de norte a sur, rada entre los rios Mosa y Vaal.
Así, el Tercio de Bobadilla, el de Mondragón y el Íñiguez, junto con una compañía de arcabuceros a caballo españoles y 6 piezas, ocupó la zona, donde había 3 plazas fuertes enemigas. Eran unos 4.000 hombres, «flor del ejército español». Era prácticamente toda la infantería española que había en Flandes en esa época.
Los rebeldes vieron la oportunidad, ya que la isla estaba protegida por diques y era fácilmente inundable. Así, creció el ánimo entre los holandeses, deseosos de derrotar a los invencibles Tercios. El conde de Holac, jefe rebelde, organizó cien barcos de quilla plana y, con abundante infantería, logró desde los barcos romper casi todos los diques, excepto unos cuantos, vigilados por los hombres de Bobadilla. Los españoles apenas tuvieron tiempo de salir de sus posiciones ante la inundación y se refugiaron en las zonas altas del terreno.
La situación era comprometida para los españoles. Rodeados por el agua y atacados desde los barcos, con fuego de artillería, mosquetes y arcabuces, los españoles se defienden, y rechazan con sus piezas los hostigamientos rebeldes.
La vanguardia de Bobadilla, al mando del capitán Pazos, no puede forzar el paso, debido a la presencia de los barcos enemigos, por lo que se atrincheran en un castillejo, junto a la iglesia de Empel, que se encontraba guarnecida por una escuadra de italianos.
Bobadilla, ordenó fortificar este sitio al elegirlo como punto de paso, sobre el río Mosa. Alrededor se colocaron los tercios, con orden de atrincherarse para pasar la noche del 3 de Diciembre.
Envió mensajeros, al pueblo de Bolduque, para que sacaran las piezas que había en la ciudad, para hacer fuego sobre los barcos. También mandó mensajeros a Farnesio en Bruselas, y a Mansfelt, que se encontraba a seis leguas.
Mapa militar de las islas de Tiel y BommelMapa militar de las islas de Tiel y Bommel
El cuatro de diciembre Mansfelt llega a Bolduque tras recibir el mensaje pidiendo ayuda, y manda un aviso a Bobadilla, diciéndole que, en un par de días, tendrá los barcos necesarios para atacar, que mientras «procurase entretenerse lo mejor que pudiese». Bobadilla respondió que aunque andaban escasos de municiones, leña y pan, no debía apresurarse hasta estar seguro de triunfar.
En el momento del ataque de las fuerzas de relevo, Bobadilla colaboraría con nueve barcazas, llenas de infantes españoles, para atenazar a los holandeses.
El mensajero volvió esa misma noche, con la respuesta que la armada rebelde era grande y que la empresa sería difícil.
El 5 de diciembre se prepararon las fuerzas que debían apoyar a Mansfelt; en cada una iría: 2 capitanes, 10 piqueros, 10 mosqueteros y 10 arcabuceros. Los designados «confesaron y comulgaron como siempre que han de pelear lo que acostumbra la nación española», y quedaron a la espera de la ayuda.
Pero Bobadilla, lejos de esperar, buscaba una posible salida, y creyó que, cerca del castillejo guarnecido por los italianos, se podría vadear, ya que los barcos holandeses no se aventuraban por allí, por riesgo a encallar. Se envió un nuevo mensajero para informar de todo a Mansfelt, pero fue capturado, lo que aumentó el ánimo de los holandeses, que ya veían derrotados a los Tercios.
Cerca de esta zona, en una isleta próxima, se emplazó una compañía para cubrir con su fuego y el de dos piezas la zona, mientras otro capitán, con 3 piezas traídas de Bolduque, cubrían desde la otra orilla.
Pero a pesar del esfuerzo español, los holandeses habían ocupado otra isla en las proximidades, emplazando un fuerte y numerosas fuerzas, justo en el punto en el que se había acordado que Mansfelt lanzaría el ataque con 52 barcos que había logrado reunir.
El amanecer del 6 de Diciembre, Mansfelt descubrió los fuertes erigidos por los enemigos. Comenzó un intenso fuego con todo lo que pudo apoyar, pero no pudo evitar que terminaran de construirlos ni de ocuparlos.
Esto, unido a un asalto de los rebeldes contra los barcos reunidos, que logaron incendiar la mayoría, causó un gran desánimo entre los españoles, ya que «… veíanse en muy gran turbación y trabajo, y el menor que pasaban era el frío, hambre y desnudez, que tanto les apretaba por estar al rigor del tiempo sin ningún reparo donde poder cubrirse ni valer de noche y día, y sobre unos diques yermos y solos, donde iban perdiendo ya las esperanzas de ser socorridos».
Bobadilla solo tenía ya una esperanza y era cruzar en los barcos que tenía bajo el fuego enemigo de los fortines y de los barcos, asaltar las posiciones, volver a embarcar y seguir cruzando y asaltando los canales hasta que estuvieran libres. Era un suicidio.
Sábado 7 de diciembre de 1.585. Se habían terminado los víveres, soplaba un fuerte y frío viento, y apenas había refugios.
Bobadilla manda un nuevo mensaje a Mansfelt, diciéndole que que ha elegido un nuevo punto para asaltar, «ya que no veía otro remedio, y aún éste incierto y casi imposible».
Los habitantes de Bolduque, en cuento supieron que los españoles se disponían a atacar, se volcaron con ellos: intentaron cavar en las zonas anegadas para facilitar el paso, hubo procesiones pidiendo por los españoles, se sacó al santísimo Sacramento a la orilla opuesta, con luces, para que los sitiados pudieran verlo y les sirviera de consuelo.
Como dijo un español: «Parece cosa extraordinaria que en tierra de tantos herejes y donde tan mal quieren a los españoles hubiese flamencos tan piadosos que se azotasen por ellos y tan de veras procurasen el remedio, los cuales no cesaban en sus plegarias y procesiones».
La situación incluso había empeorado, pues Mansfelt, tratando de aliviar el agua de la inundación, ordenó romper varios diques, para desaguar la zona, pero lo que logró fue la operación contraria, tuviendo los españoles que abandonar las posiciones y refugiándose en las zonas altas del terreno.
Viendo Bobadilla la situación, exhortó a sus capitanes «a rezar para que Dios los librase del espantoso peligro en que estaban».

El hallazgo

Como comenta un cronista de la época:
«En esto, estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique para guardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía junto a su tienda y cerca de la iglesia de Empel, a las primeras azadonadas que comenzó a dar para cavar la tierra saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores como si se hubiera acabado de hacer. Como si se hubiera descubierto un tesoro acuden de las tiendas cercanas. Vuela allá el mismo Maestre de Campo Bobadilla… Llévanla pues como en procesión al templo entre las banderas, la adoran pecho por tierra todos: y ruegan a la Madre de los ejércitos que pues es la que solo podía hacerlo, quiera librar a sus soldados de aquella asechanza de elementos y enemigos: que tenían por prenda de su libertad cercana su imagen entregada piadosamente cuando menos imaginaban y más necesidad tenían, que prosiguiese y llevase a cabo su beneficio».
Los soldados se animaron sobremanera, y Bobadilla se dirigió a sus hombres de nuevo, diciéndoles que al día siguiente atacarían, y morirían o vencerían. Algunos de sus capitanes dijeron que era mejor suicidarse que antes que darle a los holandeses la satisfacción de la victoria, pero Bobadilla arengó a sus hombres:
«¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota; el milagroso hallazgo viene a salvarnos. Nosotros velaremos por España. ¿Queréis que se quemen las banderas, se inutilice la artillería y abordemos de noche las galeras, prometiendo a la Virgen ganarlas o perder todos, todos, sin quedar uno, la vida?…».
La respuesta fue unánime: se haría.
Cuando terminaba la reunión llegó un emisario de los holandeses, pidiendo la rendición. Tan seguros estaban, que Holac ya se encontraba buscando sitio para alojar tanto prisionero.
La respuesta de Bobadilla fue clara: «Los españoles prefieren la muerte a la deshonra».
Los Tercios se prepararon para luchar al día siguiente.

El Milagro

Noche del 7 al 8 de Diciembre de 1.585. Día de la Inmaculada Concepción.
Desde que comenzó la procesión realizada por los vecinos de Bolduque, el tiempo había comenzado a cambiar. La temperatura cambió bruscamente, y comenzó a soplar viento del nordeste, y comenzó a helar, «algo que no había pasado en mucho tiempo y tampoco pasaría en los años siguientes». Las aguas comenzaron a helarse, lo que normalmente no ocurre en la zona hasta mediados de Enero.
Los habitantes de Bolduque amanecieron rezando y agasajando a los españoles que se encontraban en su pueblo intentado apoyar a los sitiados. Cada vez, el hielo iba engrosando más su espesor, cogiendo una profundidad de dos picas de largo1, algo realmente extraordinario. Bobadilla comentó que esa noche hizo «el frío mas extraordinario que jamás se vio».
En medio de la noche, unos cuantos españoles montaron en sus barcas y se lanzaron en silencio al asalto de una de las isletas ocupadas, pero la explosión de un recipiente de pólvora, alertó a los holandeses que huyeron a refugiarse en sus barcos. Ante el riesgo, del ataque enemigo y de quedar sus barcos inmovilizados y atrapados por el hielo, Holac ordenó retirarse de la zona entre Empel y Bolduque, y volver al cauce del Mosa. Dándose cuenta de la retirada enemiga, se abrió un vivo fuego contra los barcos causándoles más de 300 bajas.
«Cuando los rebeldes iban pasando con sus navios por el río abajo les decían a los españoles en lengua castellana que “no era posible sino que Dios era español pues había usado con ellos tan gran milagro” y que “nadie en el mundo sino él [sic] por su divina misericordia fuera bastante a librarles del peligro y de sus manos”».
9 de Diciembre.
Ocupaban los holandeses todavía alguna isleta, que cerraba el cerco, por lo que los españoles decidieron atacar. Para ello tenían que avanzar rompiendo el hielo lo que motivó que algún soldado pidiera volver, a lo que contestó su capitán: «lo que se les ordenó y a lo que habían salido era a ganar los fuertes, y que por ningún caso podían dejar la empresa, aunque pereciesen todos en el camino. Valerosa respuesta y honrada determinación, pues deben los que se precian de obedientes capitanes observar las órdenes sin mirar los inconvenientes, y rompiendo los que se ofrecen, aventurarse a cumplir lo que se les encomienda por muy dificultoso que sea».
Los holandeses, al descubrir la llegada de los soldados de los Tercios, abandonaron sus posiciones y huyeron, dejando así la salida libre.
Justo en ese momento, se cubrió el cielo, comenzó a llover y a deshelarse las aguas.
Los españoles embarcaron y poco a poco llegaron a Bolduque, donde fueron recibidos por sus compañeros y los habitantes. Muchos murieron por las heridas sufridas y otros sufrieron amputaciones, debido al frío.
Así se salvaron los Tercios.
Los católicos holandeses calificaron el hecho como «Het Wonder van Empel», el milagro de Empel.
Los españoles tampoco lo olvidaron, ya que poco después se formó una cofradía, llamada: Soldados de la Virgen Concebida sin mancha.
Hasta entonces cada unidad tenía por costumbre elegir su patrón o patrona, siendo en muchas ocasiones la elegida nuestra Señora del Rosario. La mayoría cambió su advocación, eligiendo como santa patrona a la Inmaculada Concepción.
Como dijo Anglada:
Fue un soldado del Tercio; cuando era
oficio de españoles ver la muerte
como un servicio más de honra y de suerte
amiga del más bravo y compañera.
Cavaba para tumba la trinchera
más que para salvarse. Tierra inerte
hecha para descanso del más fuerte.
Siempre juntas la muerte y la bandera.
Encontró el cuadro; lo sacó del suelo:
Se arrodillaron todos bajo el cielo
de la noche de Holanda oscura y fría.
Y no hubo novedad. De madrugada
se heló el mar y sobre el agua helada
desfiló una vez más la infantería.
Según el servicio histórico holandés lo que ocurrió fue «una desafortunada concurrencia de circunstancias insólitas».
La Inmaculada Concepción fue nombrada patrona de toda la Infantería española en 1.892.

1 nota: 1 pica = 14 pies = 3,89 m

6 jul. 2015

Evangelio de San Juan - Metanoia

Camino a EmausMetanoia: Consiste en volver nuestra mirada a Jesús, porque solo él es luz y guía segura, así también
este cambio de rumbo en nuestras vidas produce en nosotros esa transformación del hombre viejo en hombre nuevo por el bautismo, pero esta no es una transformación por arte de magia, el bautismo es sello invisible a nuestros ojos terrenales, indeleble y sobrenatural del Espíritu Santo, que nos hace hijos de la Iglesia de Cristo resucitado.
En los Evagelios se habla muy claramente sobre aquello del “vino viejo y el vino nuevo”, como nos dice Jesús, a nadie se le ocurriría echar, por ejemplo “vino nuevo en odre viejo”, por la sencilla razón de que los odres viejos se romperían, por lo tanto, para el vino nuevo se requieren odres nuevos, también nos dice Jesús que a nadie se le ocurriría remendar o poner remiendos en ropa vieja con pedazos, dijéramos, de ropa nueva, en otras palabras, romper un traje nuevo para remendar uno viejo, eso es ridículo, ¿no es verdad? del mismo modo también esta nueva enseñanza es como el vino nuevo que necesita un odre nuevo. ¿cuál es este odre? ¡nuestra mente y corazón! una mente y corazón sin Cristo, anda manchada por el mal, que es el pecado, si no despedimos las formas obsoletas de razonar o pensar, si persistimos pensando en las prácticas que antes teníamos, francamente estamos perdiendo el tiempo, se precisa cambiar la manera de pensar o razonar, se necesita odre nuevo para vino nuevo.

Del santo Evangelio según san Juan 14, 1-6*
«No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino». Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?» *Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.
metanoiaJuan Cap 1 completo
Jn 1:1 Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
Jn 1:2 Al principio estaba junto a Dios.
Jn 1:3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
Jn 1:4 En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Jn 1:5 La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron.
Jn 1:6 Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Jn 1:7 Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
Jn 1:8 El no era luz, sino el testigo de la luz.
Jn 1:9 La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.
Jn 1:10 Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Jn 1:11 Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.
Jn 1:12 Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Jn 1:13 Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios.
Jn 1:14 Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
Jn 1:15 Juan da testimonio de él, al declarar: “Este es aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo”.
Jn 1:16 De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia:
Jn 1:17 porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
Jn 1:18 Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre.
Jn 1:19 Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: “¿Quién eres tú?”.
Jn 1:20 El confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: “Yo no soy el Mesías”.
Jn 1:21 “¿Quién eres, entonces?”, le preguntaron: “¿Eres Elías?”. Juan dijo: “No”. “¿Eres el Profeta?”. “Tampoco”, respondió.
Jn 1:22 Ellos insistieron: “¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?”
Jn 1:23 Y él les dijo: “Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías”.
Jn 1:24 Algunos de los enviados eran fariseos,
Jn 1:25 y volvieron a preguntarle: “¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?”.
Jn 1:26 Juan respondió: “Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen:
Jn 1:27 él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia”.
Jn 1:28 Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán donde Juan bautizaba.
Jn 1:29 Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Jn 1:30 A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo.
Jn 1:31 Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel”.
Jn 1:32 Y Juan dio este testimonio: “He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él.
Jn 1:33 Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo”.
Jn 1:34 Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios”.
Jn 1:35 Al día siguiente, estaba Juan otra vez allí con dos de sus discípulos
Jn 1:36 y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: “Este es el Cordero de Dios”.
Jn 1:37 Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús.
Jn 1:38 El se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: “¿Qué quieren?”. Ellos le respondieron: “Rabbí -que traducido significa Maestro- ¿dónde vives?”.
Jn 1:39 “Vengan y lo verán”, les dijo. Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.
Jn 1:40 Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro.
Jn 1:41 Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo “Hemos encontrado al Mesías”, que traducido significa Cristo.
Jn 1:42 Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: “Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas”, que traducido significa Pedro.
Jn 1:43 Al día siguiente, Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: “Sígueme”.
Jn 1:44 Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
Jn 1:45 Felipe encontró a Natanael y le dijo: “Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret”.
Jn 1:46 Natanael le preguntó: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?”. “Ven y verás”, le dijo Felipe.
Jn 1:47 Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: “Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez”.
Jn 1:48 “¿De dónde me conoces?”, le preguntó Natanael. Jesús le respondió: “Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera”.
Jn 1:49 Natanael le respondió: “Maestro, tú eres el hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”.
Jn 1:50 Jesús continuó: “Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía”.
Jn 1:51 Y agregó: “Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”.

José Viruez Arce - Laico

5 may. 2015

Amb Santa Maria serem llum de Crist

Visita Espiritual a la Mare de Déu de Montserrat (per Josep Torres i Bages)

Oi que és adient que dins de les nostres de-vocions marianes d’-aquest mes de maig, reséssim aquestes in-vocacions a la mare de Déu de Montserrat?

I. Verge prodigiosa, tron puríssim on reposà l'eterna Saviesa quan vingué al món a ensenyar el camí de la salvació, aconseguiu per als vostres catalans aquella fe que enfonsa les muntanyes, omple les valls i fa planer el camí de la Vida. (Avemaria i Glòria)

II. Mare Castíssima, mirall de puresa, flor de les verges, que portà-reu al món el bàlsam d'incorrupció, Jesús fill de Déu, obteniu-nos l'honestedat dels cos-tums públics. (Avemaria i Glòria)


III. Profetessa admirable, que beneíreu i lloàreu l'Etern més que no pas totes les jerar-quies angèliques plegades, feu que sigui desterrat d'aquest poble vostre l'esperit de ma-ledicció i blasfèmia. (Avemaria i Glòria)


IV. Rosa de caritat, foc que sense consumir escalfa, traieu de Catalunya l'esperit de dis-còrdia, i ajunteu tots els seus fills amb cor de germans. (Avemaria i Glòria)


V. Santa Engendradora de l'Etern, filla del vostre fill, feu que mai no es desfaci aquest poble català que Vós espiritualment engendràreu. (Avemaria i Glòria)


VI. Verge poderosa, més forta que un exèrcit en ordre de batalla, des del vostre alt cas-tell de Montserrat, defenseu d'enemics espirituals i temporals tota la terra catalana que teniu encomanada. (Avemaria i Gloria)


VII. Senyora de Montserrat, que teniu la vostra santa muntanya voltada d'oliveres, signe de pau, aconseguiu per als pobles de Catalunya una pau cristiana i perpètua. (Avemaria i Gloria).


Oració de la Missa:

Senyor, vós heu fet de la muntanya de Montserrat un fogar d’oració i de fe cristiana; concediu-nos a tots els qui invoquem amb confiança la Mare del vostre Fill que progressin en la fe, l’esperança i la caritat. Amén

7 feb. 2015

Breu síntesi hitòrica del Opus Dei

Trilingüe (Catalán subtitulado - Castellano e Italiano - fragmentos) Breve síntesis hitórica del Opus Dei cuando se cumplian los 80 años de su fundación, el 2 de Octubre de 2010 se cumplieron los 8 años de su Canonización.



Postproducción: José Viruez Arce - 2010 El Observatorio

6 feb. 2015

la Devoción al Sagrado Corazón

El Sagrado Corazón de JesúsDevoción al Sagrado Corazón de Jesús: En nuestra parroquia los primeros viernes de mes a las 18:30h. 

La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los primeros tiempos de la Iglesia, cuando se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la Iglesia y por ese Corazón se abrieron las puertas del Cielo. La devoción al Sagrado Corazón está por encima de otras devociones porque veneramos al mismo Corazón de Dios. Pero fue Jesús mismo quien, en el siglo diecisiete, en Paray-le-Monial, Francia, solicitó, a través de una humilde religiosa, que se estableciera definitiva y específicamente la devoción a su Sacratísimo Corazón. 

El 16 de junio de 1675 se le apareció Nuestro Señor y le mostró su Corazón a Santa Margarita María de Alacoque. Su Corazón estaba rodeado de llamas de amor, coronado de espinas, con una herida abierta de la cual brotaba sangre y, del interior de su corazón, salía una cruz.  Santa Margarita  escuchó a Nuestro Señor decir: "He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres, y en cambio, de la mayor parte de los hombres no recibe nada más que ingratitud, irreverencia y desprecio, en este sacramento de amor." Con estas palabras Nuestro Señor mismo nos dice en qué consiste la devoción a su Sagrado Corazón. La devoción en sí está dirigida a la persona de Nuestro Señor Jesucristo y a su amor no correspondido, representado por su Corazón. Dos, pues son los actos esenciales de esta devoción: amor y reparación. Amor, por lo mucho que Él nos ama. Reparación y desagravio, por las muchas injurias que recibe sobre todo en la Sagrada Eucaristía. 

Fuente: EWTN



Ejercicios Espirituales para mujeres

Ejercicios Espirituales para mujeres en Tiana, durante este més de febrero, los días del 16 al 20; Para inscripciones llamar al telf: 637 923 835 Sra. Conchi.

5 ene. 2015

Iluminamos 2015 con:

- La luz del AMOR. Vivir amando exige esfuerzo, renuncia y superación.

- La luz de la ALEGRÍA. La que nace de un corazón que ama,

- La luz de la PAZ. "Bienaventurados los sembradores de paz porque serán llamados hijos de Dios".

- La luz de la ESPERANZA. Aunque haya dificultades tenemos que confiar en que el sol volverá brillar. 


- La luz de la HUMILDAD. La humildad es andar en verdad, se manifiesta cuando actuamos sin pretensiones ni arrogancia.

- La luz de la FE. Luz que brilla en nuestros corazones, que nos ayuda a ver la realidad desde la mirada de Dios, que nos impulsa a buscar su voluntad y a realizarla como María, como José, como los tres Magos de Oriente.

- La luz de la FIDELIDAD. Paso a paso es cómo podemos hacer un gran camino. Cuando nuestros pasos no puedan ser grandes serán pequeños, pero siempre nos dirigen hacia una meta: Cristo.

Translate

Síguenos también en...

Seguir por @mail

Archivo